Pensaba con qué iniciar este blog y llegué a la conclusión de que un llamado “documental” ‘Caracas Ciudad de Despedidas’ se merecía un lugar en lo que denominamos el plato de entrada

Muy sonado, comentado, criticado y aplaudido (por algunos) llegó a ser un video de 17 minutos que revolucionó las redes sociales en sólo horas con una crítica social muy fuerte, argumentada en principios básicos como la economía, la inseguridad, la cultura y la idiosincrasia venezolana.

Un grupo de jóvenes se dedicaron a “justificar” por qué razones Caracas se ha convertido en una ciudad de habitantes que emigran hacia otros países para lograr mejorar su calidad de vida. Es entonces la fuga de cerebro del país lo que motiva a los creadores a explicar por qué el caraqueño busca otro norte.

La crítica masiva del video se basó en los comentarios realizados por los personajes del producto que indicaron entre otras cosas que “se irían demasiado”, que “Caracas sería perfecta… sin la gente” o que simplemente les da “grima” cuando el venezolano aplaude en un avión.

Si bien es cierto que hay un movimiento fuerte de emigración por parte de quien tiene la oportunidad de hacerlo, gracias a una cantidad de factores que al precisarlos redundáramos, también resulta inaceptable el menosprecio y desprecio con la que se expresan en el video.

Un tema tan fundamental no puede ser tratado de una manera tan vacía. Creo que no es la manera más acertada de criticar. La falta de criterio está desbordada en el video. Pienso que es cuestión de actitud… los lentes de pasta, el cabello largo y el dinero no lo es todo… creen tener “estilo” porque hablan de cierta manera, escuchan La Vida Bohéme y la colocan de “soundtrack” a algo totalmente vacío… para hablar de la fuga del cerebro del país hay que tener cerebro primero.

Creo que es un gran tema ridiculizado bajo un lenguaje audiovisual empleado de una manera casi perfecta, pero que se viene abajo cuando falta la humildad… palabra que no conocen y que no conocerán por lo cual seguirán representando a la generación boba de Venezuela… hace falta gente que trabaje, que le ponga ganas y que construya país… una persona que diga que le da grima el caraqueño porque aplaude en un avión pierde mi respeto y carece de credibilidad… yo soy caraqueño y estoy orgulloso de pertenecer a esta ciudad… no quiere decir que no haya mejores oportunidades afuera, pero eso no significa que desprecie a quien comparte territorio conmigo… totalmente indignado con el producto audiovisual… mal empleado el concepto de responsabilidad a la hora de plasmar una crítica social, les falta leer libros de sociología.

Les falta entender el comportamiento metropolitano de cualquier ciudad. El que no lo ha visto puede sacar sus propias conclusiones a continuación:


Samuel Morales Escuela

Anuncios