Nunca he sido muy fanático de los superhéroes, por lo menos no después de grande, sin embargo, es lógico y me toca aceptar que Estudios Marvel marcó un antes y un después en mi infancia… en la de todos

Foto: google.com

En ese proceso de retomar su popularidad, algo perdido luego de la caída del cómic clásico como revista, tras la aparición de nuevas maneras de entretenimiento en donde lo multimedia es lo que marca la pauta, Marvel se ha enfrascado constantemente en mostrar el lado más humano de cada superhéroe que lo integra, a través de imagen y sonido con efectos especiales casi perfectos; una característica clásica de toda producción de Hollywood de ese estilo.

La película se aboca a lo clásico. Thor, Iron Man y El Capitán América como figuras principales del grupo. Un Hulk que si bien pasa por desapercibido durante media película, es capaz de robarse el show durante la siguiente mitad.

Robert Downey Jr. es como dirían coloquialmente “el papá de los helados”. Un señor que consiguió encarnar a un Iron Man irónico y cómico, capaz de hacer enojar a cualquiera pero que sabe manejar cualquier situación.

Precisar la calidad de los efectos especiales sería redundar… es algo que se cae de maduro. Altamente recomendable. Un final sin igual, luego de los créditos, para quienes conocen la historia de “Los Vengadores” y por supuesto a la espera de la segunda parte.

Por algo lidera la taquilla en los Estados Unidos.

Samuel Morales Escuela

Anuncios