Twitter – @JRTALAVERA1974

En la madrugada de este sábado 25 de agosto explotó un tanque de gas de propano en la refinería de Amuay en Punto Fijo, estado Falcón. El evento ha causado hasta el momento de esta publicación unos 26 fallecidos y más de 80 heridos según informaron medios locales, fuentes del Gobierno Nacional y medios nacionales

El acontecimiento ha conmocionado a la población venezolana, no sólo por el alcance en daños y pérdidas tanto humanas como materiales, sino también por la influencia que puede tener el suceso en pleno desarrollo de campañas electorales, en miras a los próximos comicios presidenciales; elecciones a la que se postula nuevamente el actual Presidente de la República, Hugo Chávez Frías.

Doce horas después de ocurrida esta tragedia, Chávez se pronunció vía telefónica, a través del canal del Estado Venezolana de Televisión, para decretar 3 días de duelo nacional y enviar respectivas condolencias a familiares de los fallecidos y heridos. El Primer Mandatario también reconoció la labor de autoridades encargadas de controlar la situación, cuerpos bomberiles, Protección Civil de la entidad, entre otras.

En el sitio se encuentran el Vicepresidente de la República, Elías Jaua, y el ministro de Energía y Petróleo y también presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, quien por cierto debió poner su cargo a la orden por su responsabilidad en el hecho, acción que no ejecutó por vivir en un país llamado Venezuela.

Culpar o señalar a dedo a cualquier persona por la situación resultaría premeditado, más si se encuentran en un proceso de investigación. Sin embargo, quién puede negar que el país se nos está cayendo, y cómo no decir que la responsabilidad de cada uno de los acontecimientos recae directamente en el Gobierno Nacional, cuando es quien tiene el control de absolutamente todo.

El secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Iván Freites, acusó este sábado al Gobierno de haber desatendido en los últimos años las tareas de mantenimiento de la industria petrolera.

El descuido no es sólo en el área petrolera. Crisis eléctrica, crisis penitenciaria, crisis social. La estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional sigue siendo útopica. La inseguridad nos está comiendo vivos. Las cárceles son el paraíso para los delincuentes por el control que tienen. Tenemos una tasa inflacionaria que vuela sola por los cielos y todavía hay gente que se pregunta por qué culpar al Gobierno Nacional.

El mismo Jefe de Estado expresó cuando hablaba de lo de Amuay, que “somos el país de las dificultades”. Dificultades que parecen incrementarse 13 años después de ser electo Presidente. Acá todo recae en la irresponsabilidad de un gabinete desentendido que corre cuando la crisis llega al límite.

Esta explosión fue definida como el peor evento petrolero desde 2003. El diario Últimas Noticias señaló que  “desde 2003 hasta la fecha tiene registrado 19 fallecidos en 79 eventos, con 67 lesionados en Cardón y Amuay, las dos principales refinerías que constituyen el Centro de Refinación Paraguaná”.

Imposible me resultó hacerme el loco con este tema, más cuando nací y vivo en un país con ingresos petroleros destacados en la región, gracias a una producción que cada día es mayor, pero que sirve de nada por una mala gestión y administración de recursos.

Samuel Morales Escuela

Anuncios